LAS POSTURAS DEL AMOR.

Posturas cara cara con el hombre encima:

  • Postura del misionero: Es la mas común de las posiciones en el mundo occidental. Fue llamada del  ”misionero” no porque la practicaran esos santos varones, como algunos malévolos han intentado propagar, sino porque los misioneros creían que era la mas natural y la única autorizada por su fe., y reprendían a los conversos de las tierras evangelizadas por las posiciones según ellos demasiado ”animales” que adoptaban para realizar el coito. Estas postura, la mujer descansada sobre su espalda, con las piernas extendidas y las rodillas mas o menos levantadas, y el hombre esta encima entre las piernas de ella, recostado sobre la mujer o apoyando su peso en las manos, los codos o las rodillas. La mujer puede colocarse, si lo desea, un almohadón debajo de las nalgas para levantar la pelvis y permitir una penetración peneana mas profunda y puede abrir o cerrar las piernas para obtener sensaciones distintas.

Ventajas para el hombre: 

La posición superior tiene indiscutibles ventajas. En ella, el hombre esta libre para besar a su pareja y acariciarle la parte superior del cuerpo, en especial la zona del pecho. Ademas, le permite controlar sus movimientos de empuje, acelerándolo o ralentizándolos, según crea conveniente.

Ventajas para la mujer:

Las posiciones cara a cara con el hombre encima son las mas adecuadas para satisfacer los deseos románticos de la mujer. Los besos, caricias y palabras amorosas le proporcionan una gran sensación de intimidad. Echada de espaldas totalmente relajada, puede dar rienda suelta a su imaginación y gozar de sus sensaciones.

  • Cara a cara con la mujer encima: Las posturas con la mujer encima van ganando popularidad. Todas tienen una ventaja nada desdeñable: permiten una gran libertad de movimientos a la mujer y también a las manos del hombre, que puede usarlas para acariciarla a ella. Son posturas muy aconsejables para hombres que presentan problemas cardíacos o, simplemente, para el hombre que no siempre desea tomar la iniciativa.

Ventajas para el hombre: 

La posición en el hombre esta tendido de espaldas con la mujer encima es particularmente importante en casos de cansancio o enfermedad cardíaca o de espalda. Ademas, así puede contemplar y acariciar el pecho y la espalda de la mujer.

Ventajas para la mujer:

Sin estas unas posturas adecuadas para la mujer embarazada y para la que quiere sentirse dueña de la situación. También están indicadas cuando la talla del compañero sexual es mucho mayor.

  • Cara a cara, sentados: Se trata, básicamente, de la posibilidad de realizar el coito sentados o de pie. Para hacer el amor sentados en la cama se suele partir de una postura en la que en la mujer este encima, como la Lyon o la Perpigan; una vez conseguida la penetración,


Seguir leyendo

el hombre se incorpora y ella puede pasar sus piernas alrededor de la cintura de el.

Ventajas para el hombre:

Poco enérgicas de por si, las posiciones cara a cara sentados permiten al hombre una gran intimidad con su pareja, al tiempo que le exigen poco esfuerzo. También son adecuadas cuando se dispone de poco tiempo.

Ventajas para la mujer:

Estas posiciones proporcionan a la mujer un intenso trato intimo y un amplio contacto visual de su cuerpo y del de su compañero. Además, si contrae los músculos de su pelvis, puede lograr nuevos matices en las sensaciones de ambos.

Sentados o de pie: Ventajas para el hombre: Las posturas para hacer el amor sentados o de pie son ideales cuando el tiempo o el espacio son limitados.

Ventajas para la mujer:

Con un poco de practica la mujer conseguirá en las posturas sentados o de pie una gran estimulacion genital, al tiempo que introducirá una cierta variedad en su vida sexual.

  • Postura Bordeaux: La postura Bordeaux solo es apta para las mujeres muy flexibles, ya que se trata de doblar las piernas hasta colocar los pies sobre los hombros del hombre. La penetración resulta muy profunda, por lo que el hombre deberá ir con cuidado. 
  • Postura Bagnères: La diferencia respecto a la anterior esta en que la mujer alcance sus piernas alrededor de la cintura de su pareja, aumentando el contacto físico y la sensualidad de una postura ya cómoda. En esta posición el hombre puede marcar el ritmo, peo también puede hacerlo la mujer con un balanceo en todo el cuerpo.
    [cerrar]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *