POSTURAS CON PENETRACIÓN DESDE ATRÁS.

Hay quien manifiesta reticencias ante estas posturas porque las confunden con el coito anal o porque les parecen posturas propias del mundo animal. Sin embargo, lo cierto es que no son cómodas y sensuales, aunque quizás no tan románticas como aquellas en que la pareja puede besarse en la cara y mirarse a los ojos.

A muchos hombres las nalgas de las mujeres les resultan particularmente excitantes, por lo que estas posiciones que permiten el contacto con esa parte de la anatomía femenina pueden gustarles mucho. Ademas, son la alternativa mas fácil para el embarazo avanzado, para los problemas de peso y para algunos problemas de columna, y también aquellos casos en que la mujer necesita una estimulación adicional del clítoris.

  • Postura Montauban: Es la mas común, para realizarla, ella se pone de espaldas a el, apoyando las manos o los codos en la cama, elevando la pelvis si le resulta mas cómodo, puede usar un par de almohadones y bajando la cabeza; el se mantiene arrodillado detrás. Con sus manos puede estimular a su compañera acariciándole los pechos, la espalda y las nalgas, etc… El empuje que los movimientos coitales produce en la zona abdominal femenina resulta fantástico para muchas mujeres, y a muchos hombres esta postra les es altamente erótica. Ademas el puede acariciar el clítoris de la mujer si ella lo desea.
  • Postura Bayonne: En este caso el hombre esta sentado recostado en la cama y la mujer se coloca sobre el, sentada sobre sus muslos y dándole la espalda,


Leer más

con las piernas mas o menos abiertas según la sensación sea mas agradable. Si el se sienta en una silla se tratara de una variación llamada postura Bègles. Da también una gran libertad al hombre para acariciar la espalda, el cuello, los pechos y la zona vulvar de la mujer.

  • Postura de las cucharas o Dax: Muchas personas consideran que es una de las mas tiernas y románticas que existen, ya que muchas parejas les gusta dormirse así, acurrucados, ella entre los brazos de el, los dos mirando a un lado, adaptando sus cuerpos y adoptando la forma de cuchara, de donde viene el hombre, hayan o no hecho el amor en esa misma posición. Si las piernas de ella están por fuera de las de el o si el enlaza las suyas alrededor de las caderas o la cintura de ella, las sensaciones serán distintas. Dada su gran comodidad, estas posturas son recomendables cuando la mujer esta encinta o si uno de los dos sufre de algún problema es la espalda.
  • Posturas laterales: Echados sobre sus respectivos costados, ni el hombre ni la mujer deben soportar el peso del otro. Los dos pueden acariciarse descansada y prolongadamente si así lo desean, y mantener el contacto visual, que para muchas parejas es muy importante.
  • Postura Chalon: El hombre se acuesta al lado de su pareja y pone los muslos bajo sus nalgas, de forma que la mujer dobla las rodillas por encima de las piernas de el. Entonces penetra suavemente, ayudandole a ella si es necesario. Si ella pasa una pierna por entre las de el, nos encontraremos con la llamada postura Bergerac. Postura Dacquoise o
  • Flanquette: El hombre coloca los muslos entre los de la mujer, pero por delante, manteniéndose los dos de lado. De hecho, estas postura lateral puede resultar de girar o acomodarse de lado cuando se esta haciendo el amor en alguna de las posturas mas clásicas cara a cara, sea con el hombre o con la mujer encima. Es una postura comoda, relajada y que permite una gran intimidad, besos y caricias.
    [cerrar]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *